La Sedronar está en crisis y sin rumbo

Artículo de opinión publicado por el presidente del bloque de diputados de la UCR, en el diario Clarín (23 de enero de 2014)

La Sedronar atraviesa desde hace casi un año conflictos que agravan el flagelo de la drogadicción y el narcotráfico. Desde la renuncia de Rafael Bielsa, a mediados de marzo, la secretaría permaneció acéfala por más de ocho meses. Con la llegada de Molina se generarondenuncias cruzadas que no hicieron más que corroborar la desidia que reina en dicha secretaría.

Por un lado, algunos empleados señalan que la misma se encuentra paralizada y critican el reemplazo de varios directores de mucha experiencia por nuevos integrantes vinculados a organizaciones kirchneristas. Por el otro, el nuevo titular denunció que había directores designados en forma anómala con sueldos altos que realizaron contrataciones irregu

El problema es aún más serio porque obedece a una total falta de rumbo. La ausencia de políticas coordinadas se observa en las contradicciones entre las manifestaciones realizadas por el Jefe de Gabinete y las medidas que se vienen implementando.

Capitanich remarcó la intención de desdoblar las tareas realizadas por la Sedronar, indicando que debía abocarse a las tareas de prevención y asistencia social, mientras que las relativas a problemas de seguridad debían traspasarse al Ministerio de Seguridad. Sin embargo la reglamentación de la Ley de Salud Mental limita la competencia de la Sedronar en prevención y rehabilitación de adicciones, ya que deslinda dichas funciones en el Ministerio de Salud.

Otro dato llamativo es el presupuesto.

En 2013 las partidas asignadas son prácticamente equivalentes a lo que gastó el Estado Nacional en espectáculos públicos (casi 14 millones).

Más gravoso aún es el carecer de relevamientos y estadísticas actualizadas. En lo que refiere a establecimientos y pacientes internados, los últimos datos que figuran en la página de la secretaría datan de 2009. Por otra parte, las estadísticas vinculadas al consumo de sustancias de uso indebido se remontan a 2011.

Esta ausencia de información también fue constatada por la oficina de las Naciones Unidas que audita la situación mundial de las drogas (ONUDD). Desde el año 2009 nuestro país no le brinda datos completos de los decomisos que se han efectuado. Por otra parte la ONU ubicó a nuestro país como el tercer puerto mundial proveedor de cocaína, detrás de Colombia y Brasil.

La lucha contra el narcotráfico debe formar parte de una política de Estado, consensuada entre todos los sectores de la vida nacional y es por eso que desde la UCR firmamos junto a la Iglesia y otros partidos el compromiso de realizar los esfuerzos que resulten necesarios para paliar este flagelo. En este año es necesario impulsar una gran conferencia nacional sobre el narcotráfico y el crimen organizado, antes que éstos controlen la vida y la política, y avancen contra el Estado.

 

Compartir