Aborto: daremos el debate, pero no a las apuradas

Entrevista realizada por el diario La Nación al Diputado Nacional y presidente del Interbloque de Cambiemos, Mario Negri

No estaba en los planes de ningún legislador pero, súbitamente, la discusión sobre la legalización o no del aborto copó la agenda. El presidente del interbloque de diputados de Cambiemos, el radical Mario Negri, confirmó que se dará el debate en la Cámara baja pero “no a las apuradas”; de esta manera, sepultó la posibilidad de una sesión especial el 8 del mes próximo.

“Somos una fuerza que no va a eludir el debate. Reconocemos que se trata de un tema complejo, que lleva muchos años de discusión y que cruza aspectos no solo de la salud pública, sino también convicciones personales y religiosas. No hay que esconder la cuestión del aborto debajo de la alfombra, al contrario: hay que dar la discusión pero con seriedad y con responsabilidad, conjugando todos los factores en juego, tanto desde el punto de vista sanitario como de los valores”, enfatizó el diputado radical en diálogo con LA NACION.

-El kirchnerismo convocaría a una sesión especial para discutir la legalización del aborto el 8 del mes próximo. ¿Cambiemos va a participar?

 

-Durante 12 años de gestión kirchnerista este tema estuvo clausurado por el rechazo de [la expresidenta] Cristina Kirchner a la ley. Ahora nos quieren apurar con una sesión especial. No vamos a obstruir el debate sino que vamos a seguir el procedimiento legislativo normal, que arranca con la discusión en las comisiones que corresponden. Este es un tema que cruza de manera transversal a todas las fuerzas políticas, no se trata de ver quién primerea a quién. Es una problemática que debe abordarse con seriedad, no a las patadas.

-¿Tiene una posición sobre si el aborto debe legalizarse o no?

-Soy jefe del interbloque de Cambiemos, tengo una responsabilidad y prefiero no adelantar posición. Tampoco conozco el proyecto que se quiere debatir. Primero hay que conocer a fondo la problemática y, por los datos objetivos que se conocen en términos de salud pública, el 45% de los padres adolescentes no planificó su embarazo, mientras que hace dos años, 50 mujeres murieron por embarazos terminados en aborto. Es un tema que afecta sobre todo a adolescentes y mujeres muy humildes. Pero reitero: no es solo un problema de salud pública, es mucho más complejo. Por eso queremos abordarlo con la mayor seriedad y responsabilidad.

-El Poder Ejecutivo adelantó que este año no enviará demasiados proyectos de ley al Congreso. ¿Es así?

-Nosotros mantenemos reuniones semanales con funcionarios del Poder Ejecutivo para coordinar la agenda legislativa, pero los temas que se llevarán al recinto estarán en función de las necesidades de la gente y, sobre todo, del consenso que podamos obtener en el Congreso. No se olvide que somos minoría en ambas cámaras.

-¿Qué temas se van a priorizar este año?

-Hay varias iniciativas pendientes en las cámaras, como las de extinción de dominio, de defensa de la competencia, de mercado de capitales. Les falta media sanción y esperamos que esto suceda prontamente. Hay, además, dos temas que van a ocupar un espacio de debate importante en el Parlamento, que son los nuevos códigos Penal y Procesal Penal. También la reforma política, pero esto dependerá, otra vez, de los consensos; nuestra intención es al menos avanzar en una nueva ley de financiamiento de las campañas. También está en agenda una nueva ley de ética pública, una iniciativa que impulsa la Oficina Anticorrupción con el aporte de las ONG. A propósito, yo acabo de presentar un proyecto de modificación de la ley de ética pública para evitar que surjan incompatibilidades o conflictos de interés en la designación de los funcionarios públicos. La idea es que quienes resulten designados comparezcan ante la OA, en una suerte de chequeo previo, para ver si no hay contradicciones entre su función anterior y el cargo que van a asumir.

-Parece decirlo por el caso de Valentín Díaz Gilligan, exsubsecretario general de la Presidencia. Usted le pidió que diera un paso al costado por la cuenta no declarada en Andorra. Finalmente se fue. ¿No cree que la misma vara debería aplicarse al ministro de Finanzas, Luis Caputo? Él tampoco declaró ser accionista de fondos offshore.

-Estamos hablando de otra jerarquía, Caputo es un ministro. Por la información que yo he pedido, está actuando la OA, que hizo pedidos de información en todos los niveles, incluso fuera del país, y también está actuando la Justicia, en colaboración con la OA. Están funcionando todos los mecanismos institucionales.

-¿Cómo está la relación con el Presidente? En los últimos días hubo algunas tensiones.

-La relación está bien, en su cauce normal. Somos fuerzas distintas, pero no hay condicionamientos ni censuras. No está en peligro Cambiemos, en absoluto. Sí creo que estamos en una etapa en la que Cambiemos debe dar un salto de calidad: estamos frente a un año complejo políticamente y con un desafío enorme por delante de construcción hacia 2019. Por eso creo que, en un contexto en el que también van a tensarse las relaciones con la oposición, debemos mantener en claro nuestras prioridades, maximizar las coincidencias internas y minimizar las diferencias. Debemos dar muestras de no ser un mero frente electoral que surgió para desplazar al kirchnerismo, sino una fuerza nacida para cambiar el país. Para eso el radicalismo debe aportar su experiencia en los trazos generales de las políticas públicas del Gobierno

Compartir